sábado, 6 de junio de 2009

"Môjû" ("Blind beast"), Masumura (1969)

Michio (Eiji Fukanoshi) es un escultor obsesionado con el cuerpo femenino. Su trabajo lo realiza en una nave llena de recreaciones anatómicas de la mujer esculpidas mediante el tacto. Por otro lado está su madre, la actriz Noriko Sengoku; y finalmente una modelo de fotografía erótica, Mako Midori. Michio y su madre secuestran a la modelo y la llevan hasta el taller del artista. Las tentativas de escape de la joven no dan su fruto, por lo que no le queda más remedio que posar para el artista.

La peli destaca por varias razones: Los decorados surrealistas de figuras gigantescas son increíbles (los personajes se mueven entre tetas, piernas, brazos o labios enormes por poner varios ejemplos), el comportamiento inocente de Michio y su obsesión creativa y pasional es de lo más extravagante que te puedes encontrar, el triángulo de relaciones hijo-madre-chica da lugar da lugar a momentos increíbles, y el vínculo sexo-violencia en qué deriva la película es realmemnte aterrador.

1 comentario:

Daguerrotipos dijo...

Fantástica y perversa obra maestra.
También nosotros la hemos reseñado:
http://daguerrotiposyotroscines.blogspot.com/
Un saludo.